Estás leyendo
Cocineros, Restaurantes

El Celler de Can Roca

Hace tiempo que quería escribir un post sobre El Celler de Can Roca, que es sin duda mi restaurante preferido en el mundo mundial. Lo es mucho antes de que les dieran, ¡por fin!, las tres estrellas Michelin, y mucho antes de que se mudaran de local.

La norma de este blog es escribir sobre restaurantes a los que haya ido como mínimo dos veces, y con el restaurante de los Roca tal premisa se cumple, lo que pasa es que como no es un restaurante común, es mucho mejor escribir sobre él después de una visita reciente y para mi desgracia de mi última visita hace suficiente tiempo como para desaconsejar que escirbiera nada, aunque ganas no me han faltado.  

De todos modos no me puedo resistir a escribir unas lineas, más sentimentales que gastronómicas, sobre este soberbio restaurante de restaurantes:

Creo que es muy difícl encontrar hoy en día un cocinero con más sensibilidad por la comida que Joan Roca. De hecho esta afirmación se puede hacer extensiva a todo lo que El Celler de Can Roca significa como restaurante, o lo que es lo mismo, a los tres hermanos que rigen los destinos del mismo.

Normalmente un restaurante de este nivel basa su reconocimiento en la labor del chef en los fogones, pero todo y que obviamente el arte de Joan Roca es inmenso, no es menos cierto que nos encontramos delante de un caso en la que la grandeza del mismo no se puede entender sin el triunvirato que forman los tres hermanos: Joan, Josep y Jordi.

Sensibilidad de Joan por la comida, decíamos, de Josep por el vino, por el mundo del vino que es otra cosa, diría más bien yo y sensibilidad de Jordi por el mundo del dulce (¿por qué será que los hermanos pequeños se dedican siempre al dulce?). Tres sensibilidades al servicio de una experiencia única, que es comer en El Celler de Can Roca, en un local nuevo que por fin hace justicia a la propuesta gastronómica de los tres hermanos.

Una propuesta que rezuma terruño y mediterráneo por los cuatro costados, que se riega con los vinos de Josep, en los que no duda en dejar claro sus preferencias, por ejemplo por el Riesling, y que culmina con el atrevimiento de Jordi en los postres. Una propuesta que no renuncia tampoco a la modernindad, sin los excesos de otros, pero sin miedo, seguros de que ese es su camino.

Ellos ya tenían el reconocimiento de sus clientes,  de sus compañeros de profesión y de la crítica (son el quinto restaurante del mundo según The Restaurant, protagonizando la mayor subida del año 2009, del 21º al 5º puesto), y finalmente este año tienen la tercera estrella Michelin.

Les dejo el enlace de lo que escribió alguien que sí ha ido hace muy poco y si leyéndolo no les entran ganas de coger el teléfono y reservar inmediatamente, es que no les corre sangre por las venas.

About these ads

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Homo Gastronomicus en Twitter

febrero 2010
L M X J V S D
« ene   mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

e-mail de conatco

Para culaquier sugerencia o contacto, puedes escribir a homogastronomicus@gmail.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 166 seguidores

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 166 seguidores

%d personas les gusta esto: