Estás leyendo
Libros

La defensora del vino desnudo

El penúltimo libro de Alice Feiring

Cuántas veces hemos oído y/o leído que el vino es un elemento vivo prácticamente un ente orgánico, que además de despertarnos emociones y hacernos sentir bien (Homo Gastronomicus recomienda siempre que bebáis con moderación), tiene la capacidad de explicarnos las carecterístiques del territorio, el terroir del qué hablan en Francia. Las diferentes variedades de uva con que se ha hecho también nos hablan de la historia del lugar, y finalmente los métodos utilizados por el bodeguero también acaban por dar una personalidad única y diferenciada a cada vino. Una vez el enólogo lo ha parido y embotellado, el vino nace para que nos los bebamos. Después sigue evolucionando y se hace grande, hasta que, finalmente, empieza a morir, y si tratamos de bebérnoslo demasiado tarde, seguramente ya habrá perdido su vigor juvenil o habrá dejado de ser uno maduro atractivo, para convertirse en un viejo decrépito que no se aguanta los pedos. Igualmente, en torno al vino hay mucha poesía, a veces casi rallando la cursilería, que ha hecho que muchos de los personajes que pululan a su alrededor, siempre hayan sido considerados unos románticos incurables, que además se dedicaban al vino prácticamente por amor al arte, ya que según parece este era un mundo en el que era complicado ganar dinero. Complicado hasta que a principios de la década de los 80 del siglo pasado, irrumpe la figura de Robert M. Parker Jr, un señor que no hace mucho osó otorgar 90 puntos en un vino gallego hecho con palomino que es una variedad propia de Andalucía y que se vende en los supermercados por 1,5 euros. También conocido como The Wine Advocate, su criterio se convierte en dogma, y los vinos que él recomienda se empiezan a vender como la espuma. Parker es el creador de un sistema de puntos, según el cual, por encima de 90 puntos son considerados muy buenos y a partir de 95 excepcionales. Cada vez más, un gran número de viticultores y bodegueros se mueren  porque Parker valore sus vinos y les otorgue una puntuación por encima de los 90. Eso ha llevado, y este es el punto de partida de La batalla por  el vino y el amor de Alice Feiring que lleva el elocuente subtítulo de o Cómo salvé al mundo de la parkerización, a que cada vez más todos los vinos traten de halagar el paladar del señor Parker y por lo tanto, según opinión de Alice Feiring, se haya producido una pérdida de diversidad, que cada vez más todos los vinos se parezcan y que “todos los vinos que probaba explotaban en mí paladar y se convertían en una bomba frutal y pegajosa, dominada por la vainilla y las almendras aplastadas, toqueteada y amañada por la tecnología y la química”.

Alice Feiring

De entrada hace falta dejar claro que el libro no es un alegato contra Robert Parker, el crítico. No hay nada personal. Al contrario, Alice Feiring no tiene ningún problema en reconocer los méritos del de Maryland y lo importante que fue su aparición en el mundo del vino, en un momento en que la crítica de vinos estaba en manos de la industria y del poderoso Wine Spectator. Por cierto, él reconoce en una conversación que la autora reproduce, que sí se ha hecho rico con el vino. El libro está a favor de una manera tradicional de hacer vino, que ponga de manifiesto la personalidad de la zona de producción, hecho con las variedades propias de cada zona con cepas propias y no clonados, de acuerdo con la historia de la bodega y que, en definitiva, saque a la luz el alma del vino (lo que decíamos de la poesía). A favor del cultivo orgánico de la vid, y en el extremo de los extremo incluso del cultivo biodinámico, como manera de preservar el territorio y la calidad del vino. Pero también es un libro que va a la contra. Contra los bodegueros que sólo se prepcupen de gustar a Parker (y qué culpa tiene él?), contra las empresas que ofrecen métodos y productos químicos a los productores para que sus vinos tengan muchos puntos Parker y además ni lo esconden, contra los que tratan sus viñas, buscando la máxima rentabilidad, con abonos químicos industriales, que a la corta modifican las características de color y sabor de las variedades y que a la larga echan a perder la tierra donde se cultivan. Contra los que utilizan levaduras industriales, técnicas como la microoxigenación, y los que utilizan barricas de madera nueva y muy tostada, cosa que ella considera un auténtico anatema. Contra aquellos que buscan hacer vinos siempre iguales porque creen que es el que quiere el consumidor, vinos donde el añada no cuente para nada, porque lo que te ha sacado el clima te lo da la química y la tecnología. Y queden claras dos cosas: en ningún caso Alice Fiering habla de vinos de supermercado sino de súper vinos, caros y conocidos y denominaciones de origen de prestigio. Y tampoco es sólo una cuestión de gusto personal o de paladar. Es un problema más holístico, como la biodinámica. Es el mismo punto de vista que el documental de JonathanNossiter Mondovino. No se trata de qué a algunos les guste el vino de un tipo y a los otros de otro. Lo que está en juego según Feiring es el vino en él mismo, su esencia. De seguir así las cosas, el vino tal como lo conocimos un día, está a punto de desaperecer. Alice Feiring no es crítica de vinos. Es alguien que escribe sobre el vino y su mundo, que es algo mucho diferente. Como bonus track, hay que decir que su libro es también un relato de las aventuras y desventuras de los diferentes viajes que hizo por Francia, España, Italia y Estados Unidos, para poder escribirlo.

Ficha del libro

La batalla por el vino y el amor o Cómo salve al mundo de la parkerización

Alice Feiring

Junio 2010
Tusquets Editores
Los 5 Sentidos 46
ISBN: 978-84-8383-246-2
304 páginas
19,23 € (IVA no incluido)

Ps.- Homo Gastronomicus no obtiene ningún beneficio de las ventas de los libros de los que aquí se hable y que se hagan siguiendo algún de los links que ponemos sólo para la comodidad de nuestros lectores. Eso no quiere decir, señores y señoras de las editoriales y de los lugar de venta online, que no estemos dispuestos a percibir una justa y modesta comisión si alguien compra alguno de sus libros. Pero si alguna vez pasa, nuestros lectores serán oportunamente informados.
Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: A propósito de Alice (Feiring) « Homo Gastronomicus - 15 noviembre 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Homo Gastronomicus en Twitter

noviembre 2011
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

e-mail de conatco

Para culaquier sugerencia o contacto, puedes escribir a homogastronomicus@gmail.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 171 seguidores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: