Estás leyendo
General

Hot Dog

IStock 000002939951Small

Leo en los papeles, concretamente en El Periódico del pasado 23 de Junio y según cuenta Adrián Foncillas, que ha empezado en China cierta polémica o mucha polémica, que China todo es muy grande y a lo bestia, sobre el consumo de carne de perro. Por lo visto cada año se celebra en Yulin en la provincia de Guangxi un festival o feria para conmemorar el solsticio de verano que se basa en el consumo de carne de perro, licores fuertes y lichis. O sea que en China así es como celebran la verbena de San Juan. Las organizaciones de defensa de los animales calculan que se consumieron unos 10.000 perros durante la semana que duró el festival y organizaron diversos actos de protesta, con manifestaciones callejeras, cartas a la Casa Blanca y mensajes de concienciación de personajes famosos. La carne de perro no sólo se consume en China, también se come en Corea, Vietnam y creo que en Filipinas. Por lo visto, yo no la he probado, es una carne de digestión pesada y dicen que es mejor comerla en invierno, preferiblemente estofada y por lo leído tampoco es raro que los médicos la prescriban para la impotencia o la mala circulación y que en Vietnam la coman las mujeres que quieren engendrar un varón. Aunque para muchas pueda ser lo mismo, es bien sabido que el sexo de los fetos lo determinan los hombres no la carne de perro, pero supersticiones hay en todas partes.

Para a los que ahora mismo les vengan ganas de empezar a poner a parir a los chinos por su tan bárbara costumbre de comer lo que nosotros, algunos vaya, consideramos entrañables mascotas, les diré que en Estados Unidos no les parece muy bien que nosotros comamos, por ejemplo, conejo, pues allí los conejos son considerados a todos los efectos mascotas domésticas adorables y preciosas. Y es de lo más obvio y conocido que el Islam prohibe comer carne de cerdo, pues se considera que este animal no es halal (básicamente porque tradicionalmente era portador de todo tipo de enfermedades) y en el zoológico de Kabul, exhiben uno como animal exótico. En China la carne de perro ha formado parte de la tradición culinaria durante miles de años. Tantos o más que el consumo de conejo y cerdo en la nuestra. ¿Por qué entonces una nos parece normal y la otra una barbarie? La verdad es que siempre ha circulado la broma sobre a qué animal pertenecía la carne que, en los restaurantes chinos baratos de nuestra geografía, se usaba para preparar la ternera con bambú y setas, pero más allá de los chistes, los prejuicios, el desconocimiento cultural y la intolerancia, ¿qué subyace bajo este rechazo? La verdad que entre la imagen que abre este post (pido perdón por la crudeza) y la que pueden ver a continuación de estas lineas, conejos despellejados, tampoco veo mucha diferencia.

IStock 000004060941XSmall

En China la cosa parece que está clara. Mao prohibió los canes como mascotas pues los consideraba un pasatiempo burgués. Encontraba obsceno alimentar un perro en tiempos de hambruna con millones de muertos como la que vino a continuación del Gran Salto Adelante (1958-1960). Por el contrario, hoy que en China el dinero fluye a borbotones, aunque no de la misma manera para todos, y que hay un nueva clase social, la de los multimillonarios, los perros se han convertido en símbolos de ostentación de los nuevos ricos y de las clases medias, que gastan fortunas en peluquerías caninas y otras lindezas para sus mascotas. En las nuevas generaciones de chinos anida más el afecto hacia los perros, pero no porque triunfen las concepciones animalistas, sino porque en el fondo son un signo de estatus. O sea que es una cuestión de pijerío de nuevo rico.

En Europa o en el mundo occidental somos igual de hipócritas con todos estos temas. Por ejemplo en España con las corridas de toros. A todos nos puede parecer una barbarie que los chinos puedan comer carne de perro y ni los argumentos de tradición cultura suelen servir, en estos casos, para mitigar el furor de las masas contra lo que se considera una práctica indigna de alguien que se considere mínimamente humano, pero si alguien habla de prohibir o modificar las corridas de toros para hacerlas algo menos crueles, pensando en los toros y los caballos, se organiza la marimorena. Y la carne del toro de lidia también se consume, les recuerdo.

En China es tradicional la cría de perros para el consumo humano. O sea que hay ganaderos caninos que crían distintas razas y los cocineros expertos en su preparación aseguran que los ejemplares más jóvenes son más dulces y delicados y que los ejemplares mayores tienen un sabor más fuerte. Como los cochinillos o el cabrito lechal, vaya. Parece que el problema básicamente radica en que su alta demanda ha provocado que se haya recurrido al robo de mascotas y a animales callejeros (la foto de abajo son perros rescatados en Tailandia que se iban a exportar ilegalmente a Vietnam), de dudosa salubridad. Está claro que no está bien robar el perro del vecino para comérselo por muy molesto que este pueda llegar a ser y que para garantizar la calidad sanitaria de la carne, los humanos inventamos una cosa a la que llamamos granja y en la que hacinamos a los animales, amén de atiborrarlos de antibióticos y a pesar de todo no nos libramos ni del mal de las vacas locas ni de la gripe aviar. Y hasta parece que hay cierto contubernio entre estos festivales dedicados a devorar carne de can y los productores de lichis, pues según parece en esta misma zona durante muchos años los abundantes productores de lichis no sabían como comercializarlos, hasta que los asociaron al festival.

IStock 000017476313XSmall

Y después vienen los argumentos de los animalistas de toda la vida sobre la crueldad, el maltrato y la igualdad animal. Es lo que pasó hace un tiempo con el foie y Luis Andoni Aduriz, cuando los veganos de Igualdad Animal, a los que por cierto aún no he dado las gracias por los mensajes que mandaron en los que decían que se iban a ocupar de mi estreñimiento metiéndome no se que embudo por mi esfínter, se aprovecharon de la fama del guipuzcoano para arremeter contra una granja de patos destinados a la obtención de su hígado graso. Al parecer los animalistas chinos aseguran que muchos perros son electrocutados, desollados o quemados vivos y en el mejor de los casos transportados en condiciones que fomentan la aparición de enfermedades, entre ellas la rabia. Por supuesto, las autoridades chinas han dicho lo que dicen las autoridades de cualquier país en un caso así: que se ocuparan del tema y han prometido que el año próximo evitaran el espectáculo de las matanzas y las parrilladas en público. O sea que prohibirán la matanza del cerdo y las barbacoas, para que nos entendamos.

IStock 000011019099XSmall

Sí, ya sé que las imágenes son duras y también sé que cada vez más la legislación de los países civilizados se preocupa más de que los animales destinados a nuestra alimentación vivan en unas condiciones dignas hasta el fin de sus días y que incluso en el momento de propiciarles la muerte, esta sea administrada de la forma más “humana” posible. Pero seamos sinceros con nosotros mismos. ¿Es eso realmente posible? Yo la única manera buena de morir en la que soy capaz de pensar es de viejo, en calma, en la cama, durmiendo y rodeado de los míos. Está claro que los pollos, los conejos, los cerdos, las terneras, los corderos y los perros de China no van a gozar nunca de esta suerte. Pero, ¿es que hay alguna manera realmente “civilizada” de matar o de hacer morir a aquellos animales que se van a convertir en nuestro alimento? Yo creo que no. Admitámoslo de una vez: su destino es el de morir en nuestras manos y el nuestro matarlos y devorarlos.  De todos modos, en todo este tipo de polémicas creo que hay algo realmente bueno y es que en el fondo indican que nos preocupa más el cómo que el qué. Y eso está bien porque si nos preocupa el cómo, quiere decir que hay una preocupación ética sobre la alimentación y que no todo vale. Nos preocupa cómo se crían los animales que nos vamos a comer, nos preocupa cómo se les alimenta, cómo se les transporta y hasta cómo se los mata. Ya no se trata, al fin, de qué se come en China, qué se come en Estados Unidos o qué se come en España. Es eso o nos apuntamos todos a Igualdad Animal y nos hacemos vegetarianos. Claro que entonces saldrá alguien que defenderá los derechos de las plantas… No hay causa en esta vida que no tenga su defensor.

Anuncios

Comentarios

3 comentarios en “Hot Dog

  1. Hot Dog | Homo Gastronomicus , es interesante, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y un abrazo, nos alegrais la vida.

    Publicado por alojamiento rural rioja | 7 agosto 2013, 9:15
  2. Excel.lent reflexió, sobre un tema que sembla el caldo de cultiu perfecte per al relativisme ètic degut a que cada cultura tenim un sistema propi de referència del que és o no comestible. En canvi jo tinc precisament el punt de vista contrari: no es pas que tot sigui relatiu sino que tot el que no mata és comestible i punt.
    I a partir d’aqui criteris de practicitat antropològica dicten el que a cada zona s’ha considerat interessant de menjar. I si fa falta apel.lar a mites religiosos per a que el personal faci cas, doncs es fa servir la eina i endavant les atxes. Total, sembla ser més fàcil convencer amb la por que amb la raó.

    Publicado por starbase | 22 julio 2013, 7:35
    • Oscar estic absolutament d’acord amb el que has escrit. Em vaig recordar del post que vas escriure sobre el foie mentres escrivia aquest.

      Publicado por Albert Molins Renter | 22 julio 2013, 13:20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Homo Gastronomicus en Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

julio 2013
L M X J V S D
« Jun   Ago »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

e-mail de conatco

Para culaquier sugerencia o contacto, puedes escribir a homogastronomicus@gmail.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 172 seguidores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: