Estás leyendo
General

Y qué me dicen de los zumos…

Retomando el tema donde lo dejé ayer, ¡ qué decir de los zumos, supuestamente de frutas, que también sirven en los hoteles para desayunar ! Especialmente el de naranja. A mi ese, si oso tomarlo, me produce acidez y estoy toda la mañana con ardor de estómago. Lo mismo que el de piña. Normalmente el único que tolero es el de melocotón.

Aquí el problema, en el fondo, es una cuestión de mala conciencia:  los hoteles se sienten culpables por cobrarnos lo que nos cobran por sus desayunos e intentan que sean variados y de aspecto nutritivo y saludable. Por eso ofertan multitud de zumos distintos. Pero a cuál peor, claro, porque si todos tuvieran que ser naturales y recién exprimidos, pues imagínense el efecto que eso tendría en su cuenta de resultados….  Buf… ¡ Con lo cara que va la fruta. A dónde va usted a parar !

Por eso nos empozoñan con esos zumos a base de concentrado, aguados más de la cuenta, o cuando no directamente hechos con polvos, zumo deshidratado dirán los benévolos,  de color amarillento ( ¿pero no es el naranja el color de las naranjas? Hasta mi hijo de 4 años sabe eso, joder), y que si no es por el letrerito que ponen junto a la jarra o al lado del botón de la máquina expendedora, uno no sabe qué coño se está sirviendo, si un vaso de zumo o de Fairy.

Y cómo podrían los hoteleros poner fin a tal desmán. Pues se me ocurren tres soluciones. A saber:

En primer lugar, señores hoteleros, si tanto les preocupa nuestra salud, no nos intenten engañar con zumos que nos queman las entrañas al primer sorbo o que nos disuelven los órganos internos si nos bebemos vaso y medio. Nos quieren dar fruta, pues muy fácil, eliminen los zumos y pongan grandes cantidades de fruta fresca en sus bufetes de desayuno. Eso si, si puede ser peladita y limpia, a que esas horas de la mañana uno aún está con la pereza a cuestas.

En segundo lugar, denos naranjas y nosotros las exprimiremos. Eso sí, denos un exprimidor, pillines, que nos conocemos. Las naranjas son baratas y existe una gran variedad de máquinas exprimidoras que se pueden poner a disposición de los clientes. Ya estamos acostumbrados a hacerlo en casa, y aunque cuando vamos a un hotel esperamos ser servidos, si hay riesgo para nuestra salud, estaremos encantados de hacerlo nosotros.

Y en tercer lugar y la que más les va a gustar, señores hoteleros. Como con el café, cobrenos ustedes un euro más, pero denos zumos frescos y recién exprimidos. Los desayunos de los hoteles ya son caros ahora y por que lo sean un poco más, tampoco nos vamos a rasgar las vestiduras, sobre todo si conseguimos que los zumos dejen de parecerse más a un disolvente que a una bebida saludable.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Y qué me dicen de los zumos…

  1. Me parece genial y muy realista este post!

    Publicado por Frucosol | 10 mayo 2010, 15:36

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Homo Gastronomicus en Twitter

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   May »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

e-mail de conatco

Para culaquier sugerencia o contacto, puedes escribir a homogastronomicus@gmail.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 172 seguidores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: